"El Grinch de Stalin" o como el Año Nuevo se ha robado la Navidad

A los Romanov les costó bastante acostumbrar a los rusos a la tradición navideña alemana de adornar abetos («iolka» en ruso) para la Navidad. Sin embargo a mediados del siglo 19 los arboles llenos de juguetes y guirnaldas ya formaban parte de las celebraciones.


Como en el resto del mundo cristiano la Navidad en el Imperio Ruso era una fiesta religiosa y familiar. La única diferencia era la fecha de la festividad, los cristianos ortodoxos la celebraban el 7 de enero, por usar otro calendario religioso, el Juliano, que tiene 13 días de diferencia con el Gregoriano que usan los católicos. Este calendario se mantiene actualmente en la Rusia del siglo XXI.

Lenin, el amante de las «iolki»



«Iolki», así se llamaban las celebraciones navideñas, organizadas para los niños en la familias nobles durante la época zarista. Tras la llegada de los bolcheviques al poder, su líder ideológico, Vladímir Lenin no prescindió de la costumbre «burguesa». Por la iniciativa del caudillo en las fiestas navideñas para los niños soviéticos nunca faltaban dulces ni diversión, el «abuelo» Lenin mismo se encargaba de entretener a los pequeños y hacerles regalos.


El veto al abeto o las Navidades saboteadas




El sucesor de Lenin no compartía su amor por las fiestas navideñas. Iósif Stalin veía todas las celebraciones religiosas como un atavismo religioso y burgués que «buscaba convertir a la gente en los sirvientes del capitalismo». En 1927 la anti propaganda de la fe se vuelve más severa y la celebración de la Navidad se pone muy mal vista por el gobierno. Para no alentar las viejas tradiciones junto con el Nacimiento del Cristo tampoco se aconsejaba celebrar el Año Nuevo, pese a que no era tan importante y no tenía nada que ver con la religión. Las fiestas en familia no se habían prohibido oficialmente, pero ante el veto a la venta de abetos, a las fiestas públicas y unas multas astronómicas por ser descubiertos o faltar al trabajo en esas fechas a los soviéticos no les quedaba otra que acostumbrarse a una nueva realidad.


El Año Nueve cambia a la Navidad



«La vida se ha vuelto mejor, camaradas. La vida se ha vuelto más alegre», - la célebre frase , pronunciada por Stalin ante los obreros en 1935 , incitó a los militantes del partido comunista a introducir cambios positivos y alegrar la vida del pueblo soviético.

Los primeros beneficiados fueron los niños, ya que se les devolvió la fiesta, pero no la más importante y religiosa, la Navidad, sino el inofensivo Año Nuevo.



A partir de ese entonces, «iolka» (el abeto) se hace el símbolo del Año Nuevo y el nombre oficial para las celebraciones organizadas para los niños. Junto con el árbol adornado en las fiestas no faltaban espectáculos, disfraces, y regalos dulces (cajitas de plástico o cartón llenas de chocolates), que eran entregadas por Ded Moroz y su nieta Sniegúrochka.



Actualidad



La costumbre de organizar las «iolki» sigue vigente hasta el día de hoy.

Solo que desde 1948 el 1 de enero se considera el día no laborable y festivo para todos, los regalos se hacen para esta fecha.



El 7 de enero, La Navidad, volvió a convertirse en el día festivo a partir de enero de 1991, pero las décadas de prohibiciones dejaron su huella, el Año Nuevo ya se había convertido en la fiesta principal. Durante los últimos quince años entre los primeros 7 y 10 días del Nuevo Año son festivos estatales.



34 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
sandemans moscu, tour gratis en moscu, free tour en moscu, visita guiada en moscu, tour moscu, guias gratis moscu, tour metro moscu, tour sovietico moscu, tour nocturno moscu, tour moscu

ViVe MOSCU ®
Descubre la Belleza Rusa
Moscú - Rusia - 2018


vivemoscu@gmail.com
+7 985 398 00 55

  • Vimeo
tour grupal, rusia, moscu
tour privado, rusia, moscu
Banner-Blog-Rusia